Cyber Humanitatis, Portada
Cyber Humanitatis, Indice
Cyber Humanitatis, Otros Números
Cyber Humanitatis, Secciones
Cyber Humanitatis,  E-mail
©Sitio desarrollado por SISIB Universidad de Chile 2002
 
Cyber Humanitatis Nº 36 (Primavera 2005)

 

Presentación del libro Metáforas de perversidad. Percepción y representación de lo femenino en el ámbito literario y artístico, de los editores Ángeles Mateo del Pino y Gregorio Rodríguez Herrera

Percepción y presentación de lo femenino: ¿Una historia de perversidad?

Ángeles Mateo del Pino
Gregorio Rodríguez Herrera
Editores

 

Resulta interesante, en este inicio del siglo XXI, plantearse una revisión de la cultura para examinar el papel que en ella ha jugado la mujer. Sobre todo si llegamos a la conclusión de que su destino -ser sujeto y objeto literario y artístico- la ha convertido, la mayoría de las veces, en metáfora de perversidad. Desde esta perspectiva, las féminas han sido conformadas como seres depravados y malvados, no sólo capaces de hacer daño a otros sino también de gozar con el padecimiento infligido.

Por todo ello, hemos considerado oportuno abordar la literatura y las artes para comprobar, a través de diferentes épocas, cómo se encarnan en la identidad femenina los miedos y temores de una sociedad que la percibe y representa como un ser empeñado en dominar al hombre. Pero esta “dominación” se materializa de muy diversas maneras, pues las armas femeninas son muchas y peligrosas: el cuerpo, la seducción, la magia, la escritura, el arte... Este es el imaginario en el que hemos querido profundizar, pues de esta manera aludiremos no sólo a cómo otros ven y enuncian a la mujer sino también a cómo ella se concibe a sí misma. En este punto, al reconocerse distinta ante los ojos de los otros, la mujer se convierte en una ex-céntrica que se sitúa en los márgenes de la heterodoxia para desde allí subrayar su descontento y su oposición a las leyes humanas y divinas, aunque el castigo, la descalificación o el ninguneo haya sido, la mayoría de las veces, su única recompensa.

Este libro que hoy ofrecemos surge de un Seminario que llevamos a cabo en la Fundación Mapfre Guanarteme, aunque en ese momento nos detuvimos, especialmente, en el análisis de las “Mujeres ex-céntricas. Lo femenino como provocación en la literatura y las artes”. Así planteamos conceptos tales como canon y centro para ubicar a la mujer dentro de esa tensión que se impone siempre en todo “juego” en el que el poder cobra un papel muy importante. De esta forma, dicho Seminario nos reveló que, en muchas ocasiones, tanto en el ámbito literario como en el artístico, la mujer ha quedado fuera del ejercicio del poder, bien como constructo marginal -objeto- o expresamente marginada -sujeto-.

Con todo, esta reflexión nos dio pie a que nos replantearamos un nuevo enfoque desde el cual, “asumiendo” la transgresión de lo femenino, reconstruir esa otra historia en la que la mujer se erige en la gran protagonista. Es ésta, pues, una trayectoria llena de personajes raros, curiosos, malditos, marginales y marginados. De ahí que los trabajos que presentamos sean de muy diferentes facturas, puesto que nuestra intención ha sido la de armar un calidoscopio en el que los textos, a manera de espejos, nos descubran algunas de las distintas e infinitas combinaciones de lo femenino. De este modo no se nos escapa que no puede entenderse “lo femenino” como un todo, sino como partes de..., de una época, de una realidad, de esa otra Historia escrita con mayúscula. Un femenino múltiple y cambiante, como lo es el tiempo y las modas de todo tipo. Aun cuando hemos querido hacer hincapié en esa visión que transforma a la mujer en mito y leyenda, emblema y parodia de la perversidad, igualmente se posibilita una lectura más amplia -más en ausencia que en presencia- de aquellas otras mujeres “políticamente correctas” que siguieron el compás que la vida y la cultura les había marcado.

Esta obra debe comprenderse, entonces, como una cartografía de lo femenino que incluye a todas aquellas mujeres sometidas a pasiones de toda índole, mujeres impías, queridas y requeridas, las que se negaron a ser sumisas y fueron guerreras, sultanas, hechiceras, curanderas... Mujeres pioneras que optaron por escribir en un mundo en el que se les negaba el acceso a la cultura letrada. Mujeres que se resistieron a la domesticidad y eligieron las lecturas como forma de escape, como arma arrojadiza que había que manejar con precaución. Mujeres nuevas, marca de “New Woman”, tachadas de degeneradas o histéricas, libertinas y promiscuas, en una época donde todo estaba en crisis, incluida la femineidad. Frente a la mujer niña, enferma y muerta se eleva la fiera que succiona la sangre para saciar su pulsión erótica, una especie de quiróptera o mantis religiosa que reivindica su propio sexo. Mujeres incómodas y que incomodan, féminas de carne y hueso, que jugaron a ser Dalila, Judith o Salomé, que disfrutaron cortando cabezas y escaparon del ámbito de lo puramente estético. Mujeres que traspasaron el jardín de las maravillas para situarse al otro lado del espejo. Mujeres que han hecho de su vida un puro teatro, las dramaturgas, actoras de un mundo en cambio, las reinas del mambo. Mujeres blancas de día y coloradas de noche, a las que les une no el amor sino el espanto. Mujeres que utilizan la ironía para parodiar lo que otros han recreado de ellas. Mujeres al fin. En fin, mujeres...

Pero para reconstruir este mosaico se hacía imprescindible una mirada crítica interdisciplinar y multicultural que nos llevara a situar a la mujer en su lugar para desde ahí explicar la percepción y la representación que de ella se ha hecho, atendiendo a las diferentes épocas, tiempos, sociedades y realidades.

Para cumplir este objetivo hemos podido contar con los trabajos de un nutrido grupo de invertigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria e, igualmente, creímos oportuno dar cabida a los poetas que inauguran y cierran este volumen. Si Manuel Díaz Martínez alude a la mujer como enigma, Tina Suárez Rojas pone voz a una serie de féminas “míticas”, ignoradas o estigmatizadas.

Finalmente, sólo nos resta dar la gracias de nuevo a la Fundación Mapfre Guanarteme por creer en este proyecto que ahora presentamos bajo el formato libro. Un libro con rostro y cuerpo de mujer.

Ángeles Mateo del Pino

Gregorio Rodríguez Herrera

       (Editores)