Revista Beauchef - Especial Sustentabilidad

49 Revista Beauchef “ La espectrometría se usa para medir el color con altísima precisión. En astronomía normal- mente medimos el espectro, o sea todos los colores que están en una posible señal, con mi- les o cientos de miles de canales espectrales, que son la resolución que podemos alcanzar con nuestra instrumentación. Si el ojo humano tiene tres canales espectrales, con la espec- trometría que usamos en astronomía tenemos miles de colores y podemos ver exactamente el cambio de uno de ellos con alta precisión ” , explica Ricardo Finger, académico del Depar- tamento de Astronomía (DAS) de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Uni- versidad de Chile, integrante del Centro de As- trofísica y Tecnologías Afines (CATA) y líder del equipo del Laboratorio de Ondas Milimétricas y Submilimétricas que está desarrollando este proyecto. “ Actualmente la marea roja se detecta en los consultorios, no en el mar. Cuando lo vemos rojo es porque esta situación se desató. Eso implica que si te comes un marisco durante una marea roja, mucho antes de que se aprecie el color en el agua, te vas a urgencias con una intoxicación peligrosa ” , explica el académico. Por otro lado, —aclara— la incapacidad actual de determinar con precisión las zonas exactas que están contaminadas, obliga a las autorida- des a tomar decisiones para el cuidado de la salud de las personas, como el cierre de cale- tas en toda una región, generando un problema social al dejar a una comunidad sin su fuente de trabajo. Esta oportunidad de transferencia tecnológica surgió en el último Foro Académico Chile-Japón que se realizó en nuestro país, ocasión en que Ricardo Finger conoció la investigación de Ca- mila Fernández, directora del COPAS (centro basal de investigación oceanográfica alojado en la Universidad de Concepción y con parti- cipación de otras instituciones), quien declaró que uno de los problemas vigentes es la impo- sibilidad de predecir con suficiente anticipa- ción la marea roja. Comenzó así la búsqueda de espectrómetros de bajo costo con aplicaciones variadas en la industria, hasta dar con un sensor comercial, con ocho canales espectrales, incluyendo un canal infrarrojo, el cual ha utilizado este labo- ratorio para el desarrollo de una configuración que permita medir el agua. A la fecha, el experimento ha logrado la me- dición precisa de tintas y diferentes algas en condiciones de laboratorio. “ Tenemos una prueba de concepto bien avanzada (…), queda por delante resolver el diseño industrial de este módulo para poner todo el circuito eléctrico bajo el agua ” , precisa Finger. El otro desafío que están resolviendo es la medición en tiempo real. El camino que es- tán explorando para ello es la utilización de la internet de las cosas —intercambio de datos entre dispositivos a través de redes inalámbri- cas—. “ Tenemos que crear redes inalámbricas que transmitan información a muy bajo costo y consumo de energía. A continuación, usar las boyas que ya tiene instaladas COPAS en el océano o crear nuevas que permitan hacer una lectura lo suficientemente rápida para ver la tendencia y, en última instancia, predecir la marea roja antes de que llegue a los consulto- rios ” , añade el académico. Lo que esperan es tomar datos de muchos años para luego correlacionarlos con las ob- servaciones que las y los oceanógrafos obten- gan del mar. “ Tal vez descubramos relaciones que todavía no imaginamos ” , concluye. Transferencia tecnológica La meta mayor Investigadoras del Centro COPAS realizando mediciones en terreno. Gentileza: COPAS-UDEC Gentileza: COPAS-UDEC Gentileza: Ricardo Finger El espectrómetro ha logrado medir con precisión tintas y diferentes algas en condiciones de laboratorio. Lancha oceánica de investigación de la U. de Concepción. — Ricardo Finger Actualmente lamarearojase detectaen losconsultorios, noenelmar. Cuando lo vemos rojoesporqueesta situaciónsedesató”. Artículo Investigación, Desarrollo e Innovación / Artículo

RkJQdWJsaXNoZXIy Mzc3MTg=