Cyber Humanitatis, Portada
Cyber Humanitatis, Indice
Cyber Humanitatis, Otros Números
Cyber Humanitatis, Secciones
Cyber Humanitatis,  E-mail
©Sitio desarrollado por SISIB Universidad de Chile 2002
 
Cyber Humanitatis Nº28, Primavera 2003

 

Presentación de Diana Bellessi

 
 

 

SOPHIA DE MELLO BREYNER ANDRESEN  

                                                                           por Diana Bellessi

            Sophia de Mello Breyner nació en Porto en 1919. Es, sin duda, una de las voces más altas de la poesía contemporánea. Ha publicado doce libros de poemas, traducciones de Dante y Shakespeare. Obtuvo el premio Max Jacob de Poesía en el año 2001 y su obra ha sido traducida al inglés, francés e italiano. Tanto Grecia como Portugal moldean, en la forma y en la particularidad de los temas, su vehemencia lírica, pero en los poemas más íntimos su lenguaje transparente y sin afectación permanece aún atado al lenguaje común, es decir, al bien común.

            Su búsqueda de las palabras justas y de un mundo justo parece ser una y la misma. En Sophia de Mello la vieja alquimia de la poesía actúa nuevamente, uniéndose a la Historia a su manera, es decir, en un abrazo que la renueva, la vuelve humana y creíble.

            Encontré a Sophia de Mello Breyner en los estantes de una librería de Lisboa, su obra completa ofrecida por la refinada edición de la editorial Caminho. Allí, todo lo que buscaba, exploraba, admiraba, mi lista de autores anotados en un papelito, todo desapareció. O fue lavado, renació en ese blanco resplandeciente, en esa música austera que los versos de Sophia de Mello desplegaban ante mis ojos, ante mi corazón. En ese momento me enamoré de una lengua ajena y cercana: el portugués. Compré todos los libros de Sophia y ella me enseñó portugués. Era tan prístina, era tal la felicidad que me producía su dicción, que empecé a traducirla para rozar la materia de su escritura, la articulación invisible que en los grandes poetas parece natural como un fruto en la rama, pero es el resultado de una vida,dispuesta al poema. ¡Qué días enamorados!, ésos de cantar en otra lengua y al mismo tiempo en la propia, de una mujer desconocida que, supe mucho después, vivía en Lisboa. Ella, me enseñaba de su país, de su época, de su idioma, más que cualquier viaje, más que enciclopedias, ensayos y manuales.

He aquí la poesía atada al mundo, hablando desde él a través de una subjetividad cincelada por el dominio de un oficio y la fineza de un espiritu.

 

Presentación de Diana Bellessi | Poemas