Monografías de Medicina Veterinaria, Vol.14, N°2, diciembre, 1992
Diagnóstico por imágenes en nefrología de pequeños animales

[ Ultrasonografía ]

En la evaluación de enfermedades renales se precisa de información acerca de la arquitectura parenquimatosa interna lo que no es accesible a partir de técnicas radiográficas convencionales. La ecotomografía, técnica diagnóstica por imágenes, no invasiva, indolora y de gran eficiencia, basada en el ultrasonido, entrega información certera en cuanto a tamaño, forma y estructura interna de los riñones.

La mayor ventaja de la nefrosonografía es que permite conocer la estructura renal en base a patrones acústicos característicos, posibilita la realización de estudios seriados por inocuidad biológica, no requiere el uso de medios de contraste y no depende de la funcionalidad del riñón. Idealmente el examen de los riñones debe realizarse con equipos de tiempo real, ya que esto permite una mayor rapidez en la localización de los riñones y un adecuado estudio en su eje sagital y transversal. (figura 6)

 FIG. 6. Imagen ecográfica normal de un corte longitudinal del riñón izquierdo.

El riñón izquierdo se examina colocando el transductor en contacto con la pared abdominal ventral o en el flanco, en dirección caudal a la última costilla donde el bazo facilita la exploración, al servir de ventana acústica. El riñón derecho es difícil de visualizar en la zona ventral, debido al contenido gaseoso del intestino delgado que genera una barrera al paso de las ondas de sonido. Esto se soluciona realizando pasajes repetidos con el transductor sobre el área renal o por resituación del paciente, resultando mejor un acercamiento lateral a través del 10º a 12º espacio intercostal. La zona en estudio debe ser depilada, para evitar la presencia de aire entre los pelos, y luego debe aplicarse un gel de contacto para mejorar la continuidad ente piel y transductor. (Figura 7).

FIG. 7. Ecografía abdominal en un canino. Se observa la imagen esplénica sirviendo de ventana acústica para el riñón izquierdo.

Existen factores que limitan la exactitud de las dimensiones ultrasonográficas de órganos internos como la definición imprecisa de los bordes, la dificultad de obtener planos de corte estándares, la necesidad de extrapolar las dimensiones cuando el riñón se extiende fuera del campo visual y artefactos que generan distorsión de la imagen.

El conocimiento de la anatomía nefrosonográfica normal aumenta el valor de la ultrasonografía como un procedimiento diagnóstico adicional en las enfermedades del tracto urinario, ya que es posible identificar áreas anatómicas como la corteza renal, médula, divertículos, vasos, pelvis y grasa peripélvica, las cuales tienen un patrón acústico característico, que permite definir su normalidad y patología al examen ecográfico.

La corteza renal se describe como hiperecogénica en relación a los ecos circundantes, el límite cortical es liso y bien definido como excepción de los polos caudal y craneal, los cuales aparecen ocasionalmente menos definido debido a la formación de «artefactos» que limitan el rendimiento del examen ecotomográfico. Estos «artefactos» dependen de la naturaleza física del ultrasonido y de su interacción con los tejidos provocando la representación de ecos que no corresponden a una estructura real, omisión de ecos verdaderos y distorsión de las características de los ecos, por lo cual resulta fundamental reconocerlos y corregirlos por reubicación del transductor, evitando interpretaciones erróneas de¡ examen. (figura 8) La médula es anecogénica o hipoecogénica y está subdividida por ecos lineales que corresponden a los divertículos renales y vasos interlobares. La unión corticomedular está bien definida, la pelvis renal y grasa peripélvica generan ecos brillantes que se localizan en la zona central o excéntrica del riñón, dependiendo del área y plano examinado.

FIG. 8. Imagen ecográfica de un corte transversal del riñón derecho. Los ecos circundantes corresponden a reverberancia provocada por el meteorismo intestinal.

En la práctica clínica de la Medicina Veterinaria, la imagen ultrasonográfica de los riñones permite el diagnóstico certero de algunas enfermedades renales del perro, tales como neoplasias, quistes, abscesos, cálculos, infartos, fibrosis, hidronefrosis, nefrocalcinosis, nefritis, necrosis tubular y enfermedad renal metastásica entre otras.



© Sitio desarrollado por  SISIB :: UNIVERSIDAD DE CHILE, 2004