Monografías de Medicina Veterinaria, Vol.5, N°1, junio 1983
Antibióticos aminoglicosidos. Aspectos farmacológicos y terapéuticos de interés en clínica veterinaria

[ Espectro antimicrobiano ]

En general, los aminoglicósidos son activos sobre numerosas bacterias Gram positivas aerobias y Gram negativas, razón que les ha conferido la denominación de antibióticos de amplio espectro, aún cuando existen diferencias de selectividad entre algunos aminoglicósidos. Tal cual se observa con la gran mayoría de los quimioterápicos antimicrobianos, no son activos sobre hongos, virus y numerosas cepas de anaerobios.

Las principales especies y cepas sensibles a los aminoglicósidos son: Escherichia coli, Proteus sp., Klebsiella sp., Enterobacter sp., Vibrio sp., Micoplasma sp., Staphylococcus aureus y Staphylococcus epidermidis, Pasteurella multocida, Mycobacterium sp., Haemophyllus sp., algunas cepas de Brucella sp., Streptococcus sp. no hemolítico, Pseudomona sp . Esta última presenta sensibilidad especialmente a Gentamicina, Tobramicina y Amikacina.

La mayor parte de estas cepas son sensibles a Gentamicina, Amikacina y Tobramicina. Menor susceptibilidad se observa en Estreptomicina y Neomicina, pero la acción de éstas es buena sobre Yersinia, Vibrios, Pasteurellas, Mycobacterium, Shigellas.

Las CMI in vitro para la mayor parte de estos microorganismos es para:

Gentamicina y Tobramicina   : 1 –   8 mcg/ml
Amikacina, Canamicina y Neomicina : 1 – 12 mcg/ml
Estreptomicina   : 1 – 16 mcg/ml

En la tabla I, se presentan algunos ejemplos de CMI sobre cepas patógenas de los aminoglicósidos más importantes.

TABLA 1.
CMI (mcg/ml) de los principales  Aminoglicósidos en diferentes
cepas de microorganismos patógenos (in vitro).

Aminoglicósidos

Escherichia coli

Staphylococcus      aureus

Pseudomona
aeruginosa

Enterobacter

GENTAMICINA

1.0

0.25

4.00

2.0

AMIKACINA

2.0

1.0

4.0

2.0

CANAMICINA

  4.0

1.0

30.0

16.0

Fuente: Sende y Mandell (1980)

Como resulta fácil de apreciar, los estudios de susceptibilidad cuantitativa permiten orientar sobre la potencia relativa antimicrobiana de quimioterápicos y facilitan la selección en casos de cepas de difícil manejo como ocurre con pseudomonas que presenta sensibilidad frente a los tres aminoglicósidos, pero las concentraciones mínimas inhibitorias de canamicina son tan elevadas que requerirían dosis cuyos márgenes de seguridad terapéuticos son estrechos. Es importante, en consecuencia, conocer no sólo si un antibiótico es capaz de actuar sobre una bacteria sino cuáles son los rangos de sus CMI.



© Sitio desarrollado por  SISIB :: UNIVERSIDAD DE CHILE, 2004