Monografías de Medicina Veterinaria, Vol.5, N°1, junio 1983
Antibióticos aminoglicosidos. Aspectos farmacológicos y terapéuticos de interés en clínica veterinaria

[ Metabolismo de aminoglicósidos ]

El metabolismo de estos antibióticos es muy similar en las diferentes especies aun cuando no existen suficientes trabajos en aves que permitan descartar totalmente la absorción oral de algunos.

a) Absorción

Aplicados tópicamente, en unguentos, colirios o soluciones de uso externo, la absorción a través de piel o mucosas es prácticamente nula, de modo que su acción antimicrobiana se ejerce in sito. La absorción de neomicina o gentamicina depositados en la mucosa ocular o conjuntival es escasa, por lo cual no es posible alcanzar planos profundos como la cámara posterior del ojo. En estos casos es necesaria la administración parenteral. Los cuadros inflamatorios de piel o mucosas no aumentan significativamente la absorción.

La absorción digestiva es prácticamente nula a nivel de la mucosa gástrica, intestinal o ruminal. En animales recién nacidos es posible que exista un grado de absorción, pero sin importancia terapéutica. La escasa o nula absorción es atribuida a sus características de elevada polaridad que dificultan la difusión pasiva a través de las células del epitelio digestivo. Sin embargo, esta propiedad es útil en clínica para alcanzar elevadas concentraciones antimicrobianas en el lumen del intestino en casos de infecciones digestivas en general. La neomicina y, en menor proporción, la estreptomicina son los aminoglicósidos que han recibido mayor atención en este aspecto.

La absorción muscular, es óptima para todos los aminoglicósidos. Aplicados por esta vía la mayor parte de ellos, amikacina, gentamicina, estreptomicina, canamicina, se absorben rápidamente y alcanzan la sangre entre 30 a 60 minutos después de su administración y, por lo general, sin reacción tisular local.

b) Niveles Sanguíneos y Distribución

En la sangre, los aminoglicósidos se unen en forma lábil y en baja proporción a las proteínas plasmáticas (Estreptomicina 30%, Canamicina 5%, Gentamicina 10 - 20%). Para ejercer una acción antimicrobiana sobre las cepas sensibles, es necesario alcanzar concentraciones sanguíneas que fluctúan entre 1 – 5 mcg/ml para Gentamicina y algo más elevadas para Estreptomicina: 5 – 10 mcg/ml correspondiendo ambos casos a CMI suficientes para la mayor parte de los Gram positivos y negativos sensibles a aminoglicósidos. En todo caso, las dosis deben ajustarse para alcanzar las CMI.

Los niveles sanguíneos se mantienen, en la mayor parte de las especies, entre 8 a 12 horas. Trabajos recientes indican que dosis más elevadas, con escaso riesgo de toxicidad, pueden aumentar la duración del nivel sanguíneo hasta 24 horas con una sola administración. Es importante recordar que el ritmo horario depende de las características de cada cuadro. Un reproductor F.S. de Carrera con una infección genitourinaria grave requerirá administración cada 6 – 8 o 12 horas en el inicio de la terapia. Una infección moderada puede ser iniciada, tal vez, con lapsos de administración cada 12 horas o 24 horas dependiendo del caso.

La distribución de los aminoglicósidos es rápida hacia el extracelular, alcanzando concentraciones útiles en la orina, tejidos respiratorios, secreción biliar, líquido sinovial, pleuras, peritoneo, pericardio. La cinética de algunos aminoglicósidos como gentamicina, amikacina, canamicina, ha sido estudiada en diversas especies constatando la rápida transferencia desde sangre hacia tejidos periféricos. Menores concentraciones se han detectado en el Sistema nervioso central, pero aumentan en procesos inflamatorios: desde un 10% de la concentración sérica pueden alcanzar al 20%, hecho que ha sido descrito en el hombre donde ha sido utilizada en niños por la mayor permeabilidad de la llamada barrera hematoencefálica. Como un hecho general, en todos los procesos inflamatorios, de variada localización, el paso de aminoglicósidos se encuentra aumentado, tal cual ha sido observado en otros quimioterápicos.

c) Excreción

La excreción se realiza a través del riñón, gran parte en forma activa pues la inactivación tisular de la mayor parte de los aminoglicósidos es escasa. En la orina es posible detectar concentraciones superiores a 20 o más mcg/ml, cifras que exceden largamente las CMI para bacterias Gram negativas sensibles.



© Sitio desarrollado por  SISIB :: UNIVERSIDAD DE CHILE, 2004