En registro DOAJ
 

© Sitio desarrollado por  SISIB,
Universidad de Chile, desde 1999

REVISTA DE URBANISMO Nº 7, enero 2003
ISSN 0717-5051

La solitaria estrella: en torno a la realización del Barrio Cívico de Santiago de Chile, 1846-1946

El trazado de la "Alameda de las Delicias", y el Palacio de La Moneda como casa de Gobierno

Aquel proceso se extiende al siguiente período presidencial, de Manuel Bulnes, durante el cual, en tanto se decreta la ley de Régimen Interior del Estado, en 1844, y se organizan sus servicios administrativos, el intendente José Miguel de la Barra impulsa varias intervenciones sobre la ciudad de Santiago, siendo las principales la regularización del trazado de la Alameda de las Delicias 2, y el traslado de las oficinas y la casa de gobierno al (Real) Palacio de la Moneda (obra neoclásica del arquitecto Joaquín Toesca y Ricci, construida entre 1784 y 1805), entre 1846 y 1848.

La posición del Palacio de Gobierno, aún cuando se encuentra separado de la Alameda por un bloque urbanizado, desde muy temprano incita a considerar la posibilidad de convertirlo en el foco de una perspectiva compuesta en el eje de una nueva avenida, proyectada en perpendicular al sur de la Alameda, de tal manera que entre ambos trazados mayores se forme un cruce fundamental para la organización formal de la ciudad.

La sugerencia no es recogida por el Plan de Transformación y Embellecimiento de Santiago, de Benjamín Vicuña Mackenna y Ernesto Ansart, aprobado en junio de 1874, pero forma parte de las discusiones previas a un proyecto de modificación del mismo, elaborado por Alejandro Bertrand  y presentado sin éxito al parlamento, en noviembre de 1892. 3

Probablemente Bertrand sigue el ejemplo de la Avenida de Mayo, de Buenos Aires, abierta entre 1884 y 1894 por iniciativa del Intendente Torcuato de Alvear (1880 - 1887), hendiendo por el centro una línea de manzanas  - situadas entre la Plaza de la Victoria y la calle Entre Ríos -, para conectar los poderes Ejecutivo y el Legislativo de la República Argentina, como un "boulevard à la parisienne" de treinta metros de ancho, con anchas veredas bordeadas de plátanos orientales, mesas de café y edificios refinados.

En el proyecto de 1892, se ensaya el ochavamiento de las esquinas, construidos a la manera de los chaflanes del Plan Cerdá para Barcelona (1859), y el diseño de algunas plazas de convergencia vial, además del trazado de un eje norte sur, de 25 metros de ancho, utilizando la traza de las calles de la Bandera y San Diego, entre Mapocho y Franklin, el cual se complementa con dos vías secundarias que utilizan las calles de Las Claras (actual Enrique Mac - Iver) y Manuel Rodríguez, ambas ensanchadas a 20 metros.

En 1894, nuevamente es considerada la opción de apertura de la avenida norte sur, cuando el Director de Obras Municipales de Santiago, ingeniero Manuel H. Concha, prepara otro Plan de Transformación de la ciudad, a través del cual pretende completar el Camino de Cintura (del Plan de 1874), abrir cinco avenidas diagonales y varios ensanches de calles y avenidas, además de incorporar una mayor superficie de áreas verdes de uso público utilizando la canalización del río Mapocho y los mismos trazados viales propuestos.

Este proyecto es aprobado por la Cámara de Diputados y rechazado por el Senado, debido a las observaciones expuestas en la ocasión por la flamante Dirección General de Obras Pública, creada en 1888, y la influencia de los mayores propietarios. 

Al año siguiente, en el Censo de 1895, la ciudad de Santiago registra una población de 256,403 habitantes, después de haber crecido con una tasa anual del 3,08 %, que es 4,23 veces la tasa nacional en el decenio intercensal previo.

En la estructura urbana, y particularmente en el entorno del Palacio de la Moneda y el espacio que quiere ser cruzado por la vía monumental, se despliegan las señales de una dinámica potenciada por el aumento de las actividades no residenciales, las medidas de manejo sanitario del higienismo que siguieron a la epidemia del "cólera morbus", de 1886 a 1888, el impacto de las acciones contra la propiedad en la guerra civil de 1891, la extensión de las redes de tranvías a tracción animal, la gradual cobertura de las redes de servicio del agua potable y, sobre todo, la progresiva inversión inmobiliaria destinada al consumo de los sectores de bajos ingresos (conventillos y otros tipos) y aquellos enriquecidos por las faenas mineras, el crecimiento de la industria manufacturera, la extensión de los ferrocarriles y la realización de obras públicas, todo ello y cada vez más, en el cuadro de un proceso de desarrollo los mecanismos de reproducción de la plusvalía del capital inmobiliario.

En febrero de 1906, se firma la ley 1.832, que sanciona varias expropiaciones de terrenos para el ensanche de una plaza del poniente del centro, y la apertura de diversas calles, en el marco de un programa de gestión que opera bajo la conducción del Director de Obras Municipales Ventura Piedrabuena y el apoyo del ingeniero Pedro P. Cuevas, de la Dirección General de Obras Públicas.

Como ejemplo de la eficacia de esta colaboración, el 1º de enero siguiente se abre el tramo faltante y se inaugura la avenida La Paz - Cementerio, originalmente delineada en el Plan de 1874, y diseñada en 1895 por Pedro E. Wieland, jefe de la Oficina municipal del Plano de Santiago, con un perfil de 30 metros de ancho  que une la huella del Puente de Cal y Canto (recién demolido en esos días) y el centro de la ciudad, con la avenida del Panteón y la plazoleta semicircular de acceso al Cementerio General.

Tanto el avance del programa, como los impresionantes efectos del terremoto de Valparaíso, del 16 de agosto de 1906, y las tareas de reconstrucción, facilitan el logro del acuerdo del Senado de 25 de junio de 1907, que autoriza a la Municipalidad de Santiago para emitir bonos que sirvan al pago de las expropiaciones.

Reaparece entonces la idea de la avenida norte sur, esta vez abierta por el centro de las manzanas ceñidas por las calles de Gálvez y Nataniel Cox, pero aún cuando un sindicato de inversionistas extranjeros están muy interesados en la ejecución de la obra, a cambio de la tenencia de los terrenos que deban ser expropiados por ambos lados de la avenida, a fin de construir y vender, la iniciativa no puede prosperar debido a que el corte de predios afecta las cocheras de un propietario influyente, a la sazón de viaje en Europa.

__________

2

Como entonces se denomina el antiguo Campo de la Libertad Civil, que fuera configurado como paseo público por Bernardo O'Higgins, en 1820, sobre una sucesión de cañadas establecidas en el lecho de un brazo esporádico del río Mapocho, la misma que posteriormente y hasta el presente será llamada Avenida del Libertador Bernardo O'Higgins.

3

La revolución de 1891, contra el régimen presidencialista de José Manuel Balmaceda, impone la autoridad del poder legislativo - el Senado y la Cámara de Diputados - por sobre la del ejecutivo, en la discusión y aprobación de los proyectos de urbanismo, a lo largo de una etapa que termina en 1925, tras la aprobación de una nueva Constitución Política.

         

Portada | Resumen | Introducción | La necesidad de "la pronta formación de un plan de arquitectura urbana" | El trazado de la "Alameda de las Delicias", y el Palacio de La Moneda como casa de Gobierno | "Principios generales que deben servir de base a los proyectos de nuevas poblaciones" | Nuevos procedimientos urbanísticos desde 1929 | Una "Exposición de Urbanismo y progreso industrial". Aplicación del método científico para el manejo de la ciudad | Aprobación del Seccional del Sector Barrio Cívico de Santiago, en 1937 | Las diferencias de las condiciones actuales | Fotografías | Bibliografía | Acerca del Autor | Versión completa/Complete version



Revista Electrónica del Departamento de Urbanismo
Facultad de Arquitectura y Urbanismo | Universidad de Chile
Fundada en 1999