En registro DOAJ
 

© Sitio desarrollado por  SISIB,
Universidad de Chile, desde 1999

REVISTA DE URBANISMO Nº 7, enero 2003
ISSN 0717-5051

La solitaria estrella: en torno a la realización del Barrio Cívico de Santiago de Chile, 1846-1946

Una "Exposición de Urbanismo y progreso industrial". Aplicación del método científico para el manejo de la ciudad

En el evento participa Brunner, quien presenta una "Exposición de Urbanismo y progreso industrial", cuya muestra, basada en la aplicación de métodos científicos en el manejo de la ciudad, se convierte en un ejemplo para la acción profesional de los años siguientes (Gurovich, 1996).

Entre el material que se enseña, el mismo Brunner ofrece una modificación al proyecto de Smith Solar y Smith Miller, reivindicando parte de la proposición de Carvajal, de 1912, mediante la apertura de dos avenidas diagonales "bien trazadas y atractivas" (Brunner, K., 1932) que salen tangentes al edificio del Palacio Presidencial en dirección suroriente y surponiente, para encontrarse con la avenida Matta y el Parque Cousiño (actual Parque O'Higgins), respectivamente, conducentes a descongestionar el centro de la ciudad.

En el plano general, con el objeto de perfeccionar el cuerpo de normas urbanísticas, ajustándolo al tenor de la Ley 4.563, de 1929, en mayo de 1931 se aprueba el decreto con fuerza de ley 345, mediante el que se intenta dictar una Ley y Ordenanza General sobre Construcciones y Urbanización, pero por distintos reparos de legalidad que se invocan a la caída del gobierno ibañista, en el mes de julio -, sólo entrará en vigencia en enero de 1936, en la parte de la ley, y octubre de 1939, en la parte de la ordenanza.

El programa del Centro Cívico, al igual como muchas de las iniciativas del gobierno interrumpido, se detiene al iniciarse el durante el segundo gobierno de Arturo Alessandri Palma (1932 - 1938).

En 1934 regresa Brunner, en esta oportunidad con un contrato de la Municipalidad de Santiago para estudiar y diseñar su plan regulador, donde será secundado por un equipo dirigido por Roberto Humeres Solar.

Entre muchas tareas que recibe, debe componer un nuevo y "definitivo" proyecto sobre el Barrio Cívico, la avenida principal, y la plaza situada al norte de La Moneda.

Para el primer y segundo encargo, decide a suprimir las diagonales de 1931, enfatizar la escala de magnificencia y aplicar de conformaciones simétricas en el diseño de la avenida y el resto del conjunto, para sostener la centralidad de La Moneda.

Según Brunner, la apertura de la avenida por el centro de las manzanas situadas entre las calles Gálvez y Nataniel Cox, origina dos porciones con frentes muy angostos, lo cual puede dificultar la construcción de edificios monumentales. Propone, entonces, unirlos sobre la avenida, utilizando un cuerpo central más elevado, de tal manera que se produzca una gran puerta con forma de arco, del espesor de la crujía de unión, que vaya señalando el ingreso y salida de la avenida, y enmarque hacia el norte la perspectiva del Palacio de La Moneda, recalcada por las torres laterales de la Caja del Seguro Obrero y el Ministerio de Hacienda.

Junto con ello, para conseguir la concordancia simétrica buscada, define una nueva línea para la calle Teatinos (ensanchada a 19 metros), frente a la Plaza de la Libertad. 

En el caso de la avenida norte sur, indica un ancho variable, de 36 metros en la primera cuadra y 32 en las siguientes, con anchas veredas arboladas y bandejones cubiertos de prado, y una edificación consonante y uniforme. Además, limita su longitud hasta la plaza Almagro, distante a unos 700 metros de la Alameda, y convierte esa plaza en un parque prolongándola al poniente, hasta la calle San Ignacio de Loyola.

Estipula la posición de un volumen dominante edificado sobre el costado sur de la Plaza Almagro, como remate de la avenida, que entonces se trata del nuevo Conservatorio Nacional de Música, no obstante la propuesta deseable continúa siendo la del traslado del Congreso Nacional a ese lugar, siguiendo al paralelo original de la Avenida de Mayo de Buenos Aires, del proyecto Bertrand, de 1892.

Y deja a la calle Gálvez (actual Centeno – Gálvez), operando como auxiliar de la avenida para la conducción del flujo de norte a sur, ensanchándola a 20 metros desde la calle Cóndor hasta una plazoleta ubicada en Sargento Aldea, desde donde desplaza el tráfico hacia el poniente, para que continúe por Nataniel Cox que, al final, abierta entre las calles Placer y Milán, se conecta a través del callejón de Homero con el Llano de Subercaseaux.

Para el tercer encargo, relativo a la nueva plaza situada al norte de La Moneda (actual Plaza de la Constitución), explica la necesidad de darle cierta magnificencia, junto con atemperar la diversidad de estilos y alturas de las construcciones que la rodean, mediante una columnata que la rodee por tres de sus costados, ajustando su composición con dos ejes de simetría, uno de los cuales debe ser determinado por la masa del edificio de La Nación (1930).

Estas indicaciones de Brunner, son transformadas en un proyecto del arquitecto Eugenio Freytag, de la Dirección de Arquitectura, quien agrega una planta de recintos subterráneos de estacionamiento, con rampas de acceso desde la calle Agustinas, aunque más tarde, ciertas restricciones de inversión del presupuesto fiscal, reducen la obra a la construcción de los estacionamientos y algunos componentes en la superficie.

Al año siguiente, 1935, y como parte de un programa de obras públicas destinado a tonificar el empleo - que, en Santiago, abarca obras tan distintas como el mejoramiento de las instalaciones del cerro San Cristóbal (actual Parque Metropolitano), la edificación del Estadio Nacional, la Población Hermanos Carrera, la ferrovía subterránea de unión de redes, bajo la avenida Matucana, etc. - el gobierno nombra a un grupo de arquitectos para que elaboren un proyecto "definitivo" para el Barrio Cívico, considerando el espacio delimitado por Brunner, esto es el fondo de predios situados al norte, oriente, sur y poniente de las calles Agustinas, Morandé - Gálvez, Santa Isabel y Teatinos - Nataniel Cox.

Entre ellos destaca el aporte de Carlos Vera Mandujano, quien aprovecha su experiencia como profesional del sector público y privado para encauzar un exigente programa de más de un año de trabajo en equipo, que cubre sobre ochenta estudios especiales, para llegar a completar un proyecto de integración en forma de un conjunto armónico distinguible, compuesto por edificios, plazas, calles y avenidas.

Las áreas que están siendo comprometidas, especialmente aquellas que se despliegan al sur de la Alameda, en esos días dan muestra de un proceso de cambio que implica un lento y persistente descenso residencial, el desarrollo de otros usos más rentables y la proliferación de algunas actividades desdorosas, que afectan el valor del suelo.

El proyecto de Vera supone un impacto difusor de las innovaciones físicas y funcionales que comporta el proyecto, lo que podría llegar a inducir una progresiva recalificación del perímetro inmediato, y posteriormente de su entorno, en una sucesión de anillos, terminando por desplazar la trayectoria del crecimiento del centro comercial de la capital hacia la zona sur.

Propone concentrar los servicios centrales de la administración pública y semipública, establecer un nexo factible con los barrios del sur de la ciudad, atraer unidades comerciales en los primeros pisos de los edificios que se construyan, y asignar a la avenida norte sur las características de un eje cívico llamado, en adelante, Avenida Central o Avenida Sur, plasmando la escenografía y el espacio apropiado al enaltecimiento del ceremonial civil, militar y religioso.

En cuanto al problema de la composición general, Vera recobra la tesis que había sido tratada en 1929 y 1930 por Smith Solar y Smith Miller, en cuanto a proporcionar los elementos de fachadas y volúmenes conforme a la hechura del Palacio de la Moneda, consolidando así la centralidad del Ejecutivo.

Entre los varios anteproyectos que se ejecutan, uno de ellos propone una altura de siete pisos para los edificios situados al norte de la Alameda, siendo el inmediato al Palacio de doble altura y con arcos que se continúan en una galería saliente porticada. El coronamiento de los arcos, que se hace correspondiente con la cubierta de las galerías, coincide con la línea de balaustradas que rematan el segundo nivel del palacio. En otros bosquejos, el motivo del coronamiento se repite en los pisos superiores, entonando el sentido de horizontalidad en la proyección lineal de los rasgos de las fenestraciones, para hacer concordante la avenida y su presentación hacia la Alameda.

Una de las versiones más discutidas – tanto por la modernidad como del carácter internacional que representa -, considera la aplicación de esquinas curvas o redondeadas en todos los volúmenes, utilizando el mismo lenguaje racionalista del edificio Oberpaur, de Jorge Arteaga y Sergio Larraín García Moreno (1929), ubicado en la esquina surponiente de las calles Huérfanos con Estado, a corta distancia de La Moneda.13   

La forma seleccionada para unificar el conjunto, que corresponde a la opción rectilínea, más simple y sobria, es provista por Alfredo Prat Echaurren, a quien le toca concertar el trabajo de la Dirección de Arquitectura con el parecer de la Dirección de Obras Municipales de Santiago.

Se resuelve en bloques cúbicos de hormigón armado, con nueve pisos de altura en los frentes laterales de las calles Morandé y Teatinos, ocho pisos a lo largo de la avenida, y doce pisos en los volúmenes que enfrentan La Moneda por el sur y siguen hasta la calle Alonso de Ovalle. Estos últimos son atravesados por las calles Gálvez (actual Zenteno) y Nataniel Cox, a través de grandes portadas rectilíneas.

Pero los diseñadores, inspirados en el orden (poco más o menos barroco) de la simetría y regularidad uniforme, tensionada por la perspectiva, del prototipo neoconservador (Benevolo, L., 1974) aplicado en París por el Prefecto del Departamento del Sena, barón Georges - Eugène Haussmann (1853 - 1870), cristalizan en demasía la conciliación obligatoria de fachadas, detallando alturas de los cornisamientos, lineamientos y proporciones de fenestración, además de la ubicación de los accesos y los colores, materiales y terminaciones.

El resultado final expresa una fuga al infinito de líneas horizontales, que tiende a parecer abierta a gran escala, acentuando el efecto de diálogo con la Alameda, pero también arrollando el ritmo del tejido tradicional de las manzanas y fragmentando las alianzas entre lo viejo y lo nuevo, la uniones entre el lleno y el vacío, y las cadenas de actividades diversificadas.

En otra esfera, donde se está tratando de arbitrar un detalle todavía pendiente del trabajo de Brunner, cual es la relación entre el trazado ensanchado de la avenida Santa Isabel y el conjunto formado por la Iglesia del Santísimo Sacramento y su capilla lateral 14, se afianza el dictamen de Roberto Humeres Solar, basado en la composición asimétrica, en beneficio de la fluidez del tránsito por la avenida 15.

La cuestión de las expropiaciones requeridas, da paso a otras posibilidades, como las que sintetiza en algunos artículos el arquitecto Luís Muñoz Maluschka, de la Dirección General de Obras Públicas (Muñoz, L., 1936). Por ejemplo, hay un intento que no prospera para reducir los costos que tendrían que ser asumidos por el erario fiscal, modificando el recorrido del trazo matriz del eje de la avenida y formalizando un arreglo con los propietarios por separado.

Por su lado, el arquitecto Luciano Kulczewski, diseña una alternativa que reduce a 56 metros la Avenida Central, conservando su eje, y el arquitecto Ricardo González Cortés, del Departamento de Planificación y Urbanismo - como ha sido rebautizada la Sección de Urbanismo - de la Dirección de Obras Públicas, presenta una opción diferente, que consiste en: (a). ensanchar a 38 metros la Avenida Central; (b). emplazar en el extremo sur el edificio del Congreso Nacional; (c). ubicar una construcción corpulenta hacia el poniente de la plaza Almagro, que trata de equiparar el peso de la iglesia de Los Sacramentinos; y (d). proponer la apertura de una solución de continuidad de la avenida, por medio de Gálvez y Nataniel Cox, ensanchadas ambas, hasta la calle Benjamín Franklin, también ampliada, desde donde se distribuyen los flujos en tres vías estructurales (de oriente a poniente): el camino de Santa Rosa (actual avenida Santa Rosa), el Llano de Subercaseaux (actual Gran Avenida de José Miguel Carrera) y el camino de Ochagavía (actual carretera Presidente José Joaquín Prieto).

El arquitecto Osvaldo Huffe, de la Dirección de Obras Públicas, mejora la propuesta de Ricardo González, al reforzar el par de vías complementarias de la avenida monumental, equilibrando ambas, para lo cual sugiere un giro de la calle Gálvez, al llegar a Alonso de Ovalle. Y la misma Dirección de Obras Públicas, esta vez como unidad institucional, plantea el ensanche a 40 metros de la Avenida Central, junto con la construcción de un parque en la calle Gálvez, conseguida su equivalencia con el trazado de Nataniel Cox.

Entretanto, como señal del aumento de la intensidad de ocupación del espacio predial, el 16 de agosto de 1937 se aprueba la Ley 6.071, llamada "de propiedad horizontal" o de "venta por pisos  y departamentos", que posibilita nuevas formas de pertenencia de las partes de un edificio entre diversos propietarios, en tanto comuneros de los bienes indivisibles afectos al uso común.

 

__________
13

El Oberpaur, considerado como una de las primeras obras modernas de la arquitectura de Santiago, está inspirado en el diseño de los Almacenes Schocken, de Chemnitz, Stuttgart, de Erich Mendelsohn (1928).

14

La iglesia del Santísimo Sacramento o de los Sacramentinos, como se le conoce, obra de Ricardo Larraín Bravo (1913, 1922), inspirada en el modelo de la Basilica del Sacré - Coeur, de Montmartre, París, levanta su voluminosa masa, rematada con una cúpula de 60 metros de alto, en el cruce de la avenida Santa Isabel con Arturo Prat y San Diego. Aunque abre su puerta principal hacia el oriente, por lo cual queda de espaldas al parque Almagro, continúa siendo uno de los hitos en la composición del área sur del Barrio Cívico.

15

Durante el gobierno de Augusto Pinochet (1973 - 1990), se reduce a la mitad el ancho de la avenida Santa Isabel en el Plan Regulador Comunal de Santiago, y se deja el tránsito en un sentido, poniente – oriente, anulando el efecto visual, largamente programado, de la perspectiva de la Iglesia de los Sacramentinos desde el oriente.

Portada | Resumen | Introducción | La necesidad de "la pronta formación de un plan de arquitectura urbana" | El trazado de la "Alameda de las Delicias", y el Palacio de La Moneda como casa de Gobierno | "Principios generales que deben servir de base a los proyectos de nuevas poblaciones" | Nuevos procedimientos urbanísticos desde 1929 | Una "Exposición de Urbanismo y progreso industrial". Aplicación del método científico para el manejo de la ciudad | Aprobación del Seccional del Sector Barrio Cívico de Santiago, en 1937 | Las diferencias de las condiciones actuales | Fotografías | Bibliografía | Acerca del Autor | Versión completa/Complete version



Revista Electrónica del Departamento de Urbanismo
Facultad de Arquitectura y Urbanismo | Universidad de Chile
Fundada en 1999