Monografías de Medicina Veterinaria, Vol.5, N°1, junio 1983
Antibióticos aminoglicosidos. Aspectos farmacológicos y terapéuticos de interés en clínica veterinaria

[ Mecanismos de acción ]

Los aminoglicósidos ejercen una acción preferente de tipo bactericida sobre la mayor parte de las bacterias sensibles; sin embargo, variaciones de concentraciones y de la sensibilidad bacteriana; determinan un efecto bacteriostático, hecho que presenta ventajas interesantes desde el punto de vista de la asociación con otros quimioterápicos, tal cual se describirá más adelante. Las bacterias muy sensibles requieren concentraciones mínimas inhibitorias (CMI) bajas para evidenciar un efecto lítico; por el contrario, cepas de sensibilidad moderada requieren de CMI más elevadas para determinar la lísis. Si las CMI son más bajas, sólo se aprecia efecto bacteriostático. Obviamente, la situación no es tan simple pues es necesario considerar, además, otros factores capaces de influenciar la modalidad de acción de los antimicrobianos. Así, por ejemplo, un animal que recibe un antibiótico, aminoglicósido u otro, posee mecanismos defensivos celulares y humorales cuya integridad es importante para completar o complementar la acción del quimioterápico. Esta razón permite suponer que la actividad antimicrobiana en el animal debería ser superior a la acción "in vitro", por lo cual se acepta cierto grado de correlación entre las CMI in vitro con las esperadas en el animal y la posología tiene por fin, justamente, conocer las dosis necesarias para obtener CMI en sangre y tejidos infectados que aseguren un efecto bacteriostático o bactericida según sea el caso. Por último, la cantidad de cepas microbianas, la liberación de toxinas bacterianas y la oportunidad con que se inicia la terapia tiene influencia en el buen éxito o fracaso de una terapia que, aparentemente, puede ser considerada simple por la sola información in vitro.

El mecanismo íntimo de acción de los aminoglicósidos ha sido bien estudiado restando algunas etapas para dilucidar todo el proceso. El principal efecto demostrado es la inhibición de la síntesis protéica bacteriana como consecuencia de la unión irreversible del aminoglicósido a las subunidades 30 ó 50 S del ribosoma bacteriano, sitio de inicio de las distintas etapas de la síntesis protéica. Esta interferencia bioquímica origina proteínas diferentes o "anormales" que no son aprovechadas por la bacteria acumulándose en su interior. Complementariamente, existe una alteración en la "lectura" del código genético al modificarse la actividad de los ácidos nucleicos. Esta situación deriva hacia la incorporación de aminoácidos incorrectos en las cadenas de polipéptidos provocando la detención del desarrollo del microorganismo.

Estas etapas se suceden en el interior de la bacteria, lo cual significa que el antibiótico debe penetrar de algún modo. Sin embargo, en los aminoglicósidos este aspecto no está bien aclarado pues se trata de sustancias muy polares y por ende con escasa capacidad de difusión a través de membranas, por lo cual es necesario que existan mecanismos de transporte activo que permitan el pasaje del quimioterápico. Existen evidencias experimentales que facilitan esta interpretación, pero no explican adecuadamente el mecanismo de ruptura de la pared celular protectora de los microorganismos frente a los cambios osmóticos.



© Sitio desarrollado por  SISIB :: UNIVERSIDAD DE CHILE, 2004